Saltar al contenido

Interesante herramienta. Cómo analizar u

Interesante herramienta. Cómo analizar un perfil personal en Facebook | http://ow.ly/pmowV

Google cifrará todas las palabras clave

Google cifrará todas las palabras clave de las búsquedas #seo http://ow.ly/pbcBB

Google y Pinterest, los leones dormidos

Google y Pinterest, los leones dormidos del SEO http://ow.ly/nDfGm

Twitter se disculpa por crear ‘tuits’

Twitter se disculpa por crear ‘tuits’ falsos de usuarios reales para publicidad http://ow.ly/nkC3P

El nombre de tu empresa: el desenlace

Son varias las personas que me lo han pedido, así que, tal y como quedé con vosotros, en la entrada El nombre de tu empresa, comentaré por qué antes de adquirir un dominio para anunciar tu negocio, es recomendable comprobar que, cuando pongas los términos que has seleccionado para la búsqueda en Google, no exista a la derecha un mapa ubicando en qué negocio o comercio se puede encontrar ese producto. La explicación es sencilla.

google plus

Para conseguir el objetivo de posicionamiento es, fundamental ocupar la mayor cantidad de espacio en la primera página de Google con los términos seleccionados. De esta manera, tu negocio es más visible y, a la vez, lo es menos el de tu competencia. Muchas empresas, además del posicionamiento natural, utilizan los enlaces patrocinados, previo pago en  Google Adwords  para ocupar la parte superior y lateral de la página. Pero existe una manera de conseguirlo sin pagar: colocando tu perfil de Google Places en el mapa de la derecha. El truco está en enlazar tu página de empresa de Google+ con Google Places. A la hora de definir el nombre de tu empresa hazlo con los términos de búsqueda de tu negocio en primer lugar y, luego, con el nombre real de tu empresa. De esta manera, una vez concluya el proceso, cuando alguien busque en Internet con tus palabras clave, aparecerá en el mapa de la derecha la dirección de tu comercio, junto con la razón social y el número de teléfono (en este caso, fijo, como explicaré a continuación).

Aun así, esto tardará varias semanas, ya que Google tiene que verificar que el negocio existe. Para darte de alta has de tener algunos detalles presentes: que la cuenta que introduzcas sea de Gmail (cuenta de email de Google). Es importante que el teléfono que incluyas sea un teléfono fijo, ya que Google valorará positívamente que la herramienta sea utilizada por empresas locales. Es interesante que facilites una descripción de tu establecimiento concisa,  atractiva y, por supuesto, utilizando tus palabras clave. Una vez rellenados los datos de tu negocio, verifica en el mapa de la derecha si está bien situada, y en caso que no lo estuviese podrás ubicarla manualmente en el mapa.

Para concluir y para validar toda esta información, Google enviará una carta a la dirección física que hayas dado y, en ella incluirá un PIN. Este código deberás introducirlo dentro del perfil de tu negocio y así podrás completar el registro en Google Places. Esta carta tardará varias semanas. Una vez introduzcamos el PIN, tu comercio estará activo en Google Maps en las siguientes 24 horas.

google places

 

Este es un pequeño truco que viene bien para poder posicionarte a corto plazo. A la larga, el mejor SEO que existe, el más consistente y el que permanece, es el del que os hablaré en mi próxima entrada. El del contenido de calidad.

Tienes cinco segundos para convencerme

El tiempo es oro. Y más en Internet que, con un clic, pasas de una página a otra en un momento. Es por esto por lo que se hace más necesario, si cabe, captar la atención del usuario. Y es que, después de haber conseguido posicionar bien tu página y, de que tus clientes te hayan localizado, ¿vas a desaprovechar la ocasión de decirle a tus visitantes, qué les ofreces? Tienes cinco segundos para hacerlo.

Una vez se descargue tu página el lector, inconscientemente, va a postrar su mirada en el centro de la pantalla, y es ahí donde tienes que convencerle  Con una frase corta y concisa  y, con un tamaño de letra aceptable, el usuario tiene que saber en qué consiste tu negocio. “Aprende inglés con nosotros”, “Vendo coches usados”. Lo ideal es que utilices los mismos términos que ha empleado tu cliente para encontrarte, lo sabrás si, previamente has realizado un buen trabajo SEO y te has posicionado con tus palabras clave. Si aciertas con el mensaje, ten por seguro que tu usuario se quedará contigo.

convénceme

Imágenes sí, pero luego

Naturalmente, una imagen, que describa tus productos, puede acompañar perfectamente al texto. Es una buena manera de acercar más el mensaje al consumidor y, además, es un recurso estético que, sin duda, hará más atractiva tu “site”. Pero, ¡cuidado! Las imágenes son archivos que tardan más en bajar que el texto y, una página lenta es una página susceptible de ser abandonada por el usuario, que no tendrá ningún problema en recurrir a otro lugar en el que no le hagan esperar tanto. Como nos recordaba José Vicente Carratalá, en su clase de Arquitectura Web en la IEM Business School: “Lo ideal es que, si tu página no está muy optimizada o, por circunstancias de tu negocio, tienes muchas fotos, el texto se descargue antes que las imágenes”. Esto se puede conseguir. Si te ha hecho la página un informático, le puedes pedir que te lo programe. De esta manera, aunque, la pantalla no se haya bajado del todo, el usuario tendrá cosas que leer y no se marchará.

Página en Z

Una vez hayas captado la atención de tus visitas, tienes que hacer más fácil la lectura a los usuarios. Como bien sabrás, en occidente leemos de izquierda a derecha, por lo que nuestro comportamiento dentro de un “site” suele parecerse mucho a la forma de una “Z”. Barremos la cabecera, bajamos en diagonal, para ver lo que nos encontramos por en medio y volvemos a hacer una pasada de izquierda a derecha en el pie de página. Resulta obvio entonces, cómo estructurar la información en función de la importancia.

página en z

Estos son algunos consejos de usabilidad, para hacer que tus visitantes no se vayan de tu sitio. Que les guste y repitan dependerá, única y exclusivamente del contenido de calidad que les ofrezcas y, sobre esto, hablaremos en nuestro próximo post.

El nombre de tu empresa

Quiero emprender, ofrecer mis servicios en internet y ser visible para mis clientes. Estos son los principales objetivos que se marcan muchas personas a la hora de crear un negocio en la red. Sin entrar a valorar la naturaleza de estas nuevas empresas, hoy abordaremos el modo que tienen de llegar, de la mejor manera posible, a sus clientes: ¿Quién soy? ¿Cómo quiero llamarme? ¿Qué dominio registro?

el nombre de tu empresa

Para responder a las preguntas planteadas, en primer lugar debes despejar una duda fundamental que, aunque parezca una verdad de Perogrullo, mucha gente no se hace. ¿Quiénes son mis clientes? Una vez sabes esto (que no es poco), debes averiguar con qué palabras te va a buscar tu público objetivo en internet. El secreto de la elección de tu nombre está intrínsecamente ligado a dos factores: la actividad que desarrollas y la manera que tienen tus clientes de localizarte. La relación de estos términos con tu nombre en internet es fundamental para conseguir tus objetivos. Por lo tanto, si vendes un servicio, llámate en la red como te buscan en ella.

Herramientas que ayudan

Una vez te has hecho una idea de cómo te van a localizar en internet, el siguiente paso es el de abrirte una cuenta en Google. Es con este buscador con el que se rastrea la red, así que adaptémonos a sus normas. En el caso de que ya te hayas “logueado” accede, en el menú de la izquierda, al apartado de productos. Una vez ahí, clica en “Adwords”, acto seguido y, después de pinchar en la pestaña de herramientas y, de haber escrito tus palabras clave, encontrarás cuánta gente busca lo que tu vendes tal y como lo habías pensado. Además y lo más interesante, te dará ideas sobre otras alternativas semánticas.

google adwords

Siguiente paso, apunta los términos que has encontrado con el mayor número de búsquedas locales y acude a un portal de compra de dominios. Una vez allí, comprueba si, con estos términos, el dominio está libre. Trata de hacerte con las extensiones “.com” o “.es” (o, si están disponibles, hazte con las dos). La primera es la más utilizada y conocida y mucha gente tratará de buscarte así. La segunda también es recurrente, además, si tu página está escrita en castellano, Google indexará mejor tu “site”.

En último lugar, antes de adquirir ningún nombre, comprueba que, cuando pongas los términos que has seleccionado para la búsqueda en Google, no exista a la derecha un mapa ubicando en qué negocio o comercio se puede encontrar ese producto. ¿Por qué? Lo veremos próximamente.

 

La clave de una gran idea

ideas

Quiero montar un negocio que arrase en el mercado. Quiero sorprender a mi jefe con un proyecto que me suponga un ascenso o, simplemente, quiero escribir una entrada en mi blog que me genere muchas visitas. Todas estas aspiraciones, aunque en diferentes ámbitos, tienen un elemento en común. Lo conocemos como “Buena Idea”.

También esto se trabaja. Uno no pone en marcha lo primero que se le pasa por la cabeza, de ser así, el porcentaje de fracaso sería muy alto. Tal y como recomienda, Dani Ortega, de Oreste SocialMedia, “hay que madurar bien un artículo antes de publicarlo”. Y no le falta razón. Las buenas ideas requieren de un proceso de elaboración, introspección y, finalmente, lanzamiento. Este desarrollo se puede dividir en cinco estadios.

  1. El primer paso es el de la recolección de la materia prima. Consiste en recopilar todos aquellos pensamientos que nos vengan a la mente, sin entrar en consideraciones sobre si son buenos o no. No es el momento de valorar esas cosas. Hay que apuntarlo todo.
  2. Una vez has capturado tus pensamientos sobre el papel, lo procedente es cotejarlos con tus ideas preconcebidas, es decir, aquellos proyectos que siempre te han rondado la mente y te han parecido interesantes pero que, por una circunstancia o por otra, no habías llevado a cabo. Este ejercicio comparativo establecerá una nueva selección de palabras mucho más reducida. De esta lista de candidatas saldrá la vencedora. pensar
  3. En tercer lugar llegamos al punto de la abstracción. Este es el momento en el que aparcamos el tema. Seguimos con nuestra vida y dejamos de pensar conscientemente en el asunto. El hecho de haber estado trabajando durante un tiempo determinado sobre algo, hace que, todo este proceso mental se almacene en nuestro subconsciente.
  4. En penúltimo lugar tenemos aparición de la idea. De pronto, un día nos despertamos por la mañana (suele ser el momento del día de mayor clarividencia mental) y… Bluf! Ahí está. Limpia, creativa, consistente y, a prueba de dudas. Aun así es conveniente ir un poco más allá.
  5. El último paso es el de compartir la idea. Es recomendable comentarlo con alguien. Las personas tendemos a enamorarnos de nuestros proyectos y no ser del todo objetivos, por lo que es conveniente pedir ayuda. Una vez has superado la prueba de la segunda opinión, ahora sí, comunícalo al mundo. El que lo hagas mejor o peor, eso ya es “harina de otro costal”. éxito

Mejora el mundo con tu actividad

Imagen

El mundo sería mejor si (mi negocio) existiera. Si consigues rellenar este hueco con el nombre de tu negocio y completar esta frase, tendrás la clave para que tu iniciativa tenga éxito. Si eres capaz de ofrecer un producto o servicio que le pueda ser útil a la sociedad, ten la certeza de que tu negocio prosperará. 

Como destacaba en la anterior entrada de este blogEl papel de la empresa en la nueva sociedad, uno de los muchos beneficios que ha reportado la Comunicación 2.0 al mundo actual ha sido el de la interactuación entre empresas y consumidores, éstos últimos han pasado a ser prescriptores sociales en potencia. Como comentaba el experto en Redes Sociales, Mariano Roldán, en su última clase, a la que tuve el gusto de asistir: ”antes, una empresa destinaba una gran parte de su presupuesto a una valla publicitaria para anunciar las bondades de su negocio. Hoy en día, esa inversión podría no servir de nada si, un cliente insatisfecho habla mal de esa misma empresa en Redes Sociales”. Esta nueva coyuntura no hace otra cosa que enriquecernos. Los consumidores exigen al mercado que dote de mayor calidad a sus diferentes artículos y, por ende, nuestra sociedad prospera hacia un modelo productivo más sostenible y eso, más productivo. 

Por tanto, ahora, con más razón, deberemos tratar de ofrecer a la sociedad un producto o servicio q tenga algo  que sea bueno, fresco, diferente, Que solucione un problema.  En definitiva, que aporte valor

 

Imagen

 

Asóciate y multiplica tu potencial

Dos cabezas piensan mejor que una, cuatro ojos ven más que dos o la unión hace la fuerza. Todas éstas son frases elevadas a dichos populares almacenados en el inconsciente colectivo de una sociedad. Las hemos oído muchas veces a lo largo de nuestra vida, pero, seguramente nunca nos habíamos planteado la posibilidad de aplicarlas a nuestra realidad. Es ahora, en estos tiempos que corren, cuando nos damos cuenta de que eso, asociarse, puede ser una opción muy interesante.

Afinidad por conocimientos y profesión; misma situación laboral, necesidades económicas y mala situación del mercado específico. Son varios los motivos que pueden llevar a dos personas a asociarse y, muchas las ventajas que esta solución entraña. A la ya mencionada de sumar en conocimientos, cabe añadir las de compartir gastos: un local, una apertura, una obra, mobiliario, impuestos,… Todos estas inversiones son mucho más fáciles de asumir por dos o más personas que por una. Otra ventaja es la de trabajar para uno mismo, pero esa va más asociada al concepto de emprender.

Imagen

Tipos de personas jurídicas

Son varias las opciones legales que te ofrece nuestro sistema actual: empresas Individuales, como los autónomos, o las colectivas. En este último caso encontramos las civiles, como las comunidades de bienes; aunque las más comunes son las mercantiles (sociedades capitalistas), entre las que se incluyen las sociedades anónimas, las limitadas, las personalistas, colectivas o comanditarias. Y, para concluir hay una tercera vía: las cooperativas.

Según algunos análisis, estas últimas, las cooperativas, han resistido mejor los embates de la crisis. Los soportan, según los datos, con más empaque, que otro tipo de empresas. Estas asociaciones cuentan con algunas ventajas fiscales, pero deben reinvertir parte de sus beneficios en un fondo destinado a la formación y educación de sus socios, y en actividades sociales dirigidas al fomento del cooperativismo. Lo cual puede ser para algunos, un acicate añadido.

En cualquier caso, si necesitas un estímulo para emprender, mira a tu alrededor, habla con tus colegas de profesión y asóciate. No vas a encontrar a nadie con las mismas inquietudes y conocimientos que tú en otro lado. Recuerda que el todo es mayor que la suma de las partes.

Imagen